La emoción por la velocidad y el rugir de los motores volvió a sentirse en la tercera fecha centroamericana de automovilismo…

Una parrilla de 70 pilotos compitieron en la tercera fecha del Campeonato de Automovilismo, denominada Copa Dunlop 2016, que se disputó en el Autódromo El Jabalí.

El piloto hondureño Kenny Samuel Aguilar Soto se lució sobre el asfalto del autódromo El Jabalí, en El Salvador, al ganar el primer lugar de la categoría Súper Street A, durante la tercera fecha del Campeonato de Automovilismo denominada Copa Dunlop 2016.

En la competencia participaron 70 pilotos de autos provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador, que aman la velocidad, la adrenalina y los motores.

En la carrera se impuso el pronóstico y nuevamente, como viene siendo una constante, el salvadoreño Héctor Escobar y el chapín Ricardo Chen lograron su tercera victoria en tres salidas a la pista en la categoría GT2 Turismo Modificado. A falta de tres fechas para el final del Campeonato de Motores, Escobar y Chen se perfilan como candidatos para quedarse con el título. Los hermanos de Guatemala, Erick y Rony Samayoa, obtuvieron la victoria en la categoría GT1, pero tanto la GT1, GT2 y GT3 se fusionan para crear una tabla general absoluta, donde la dupla Chen-Escobar se ubica en lo más alto.

El-Jabali

Mientras que el corredor, originario de Siguatepeque, Comayagua, fue el primero en cruzar la meta gracias a la ayuda y retoques en su máquina color azul con número 222 por el experimentado tuner salvadoreño José Mauricio Sermeño, conocido como “Chicho Nos”, quien con su vasta experiencia logró que el vehículo bajara el tiempo, protagonizando un espectáculo, pese al sofocante calor que hizo esa mañana.

En segundo y tercer lugar llegaron los salvadoreños Gonzalo Montoya Quiñónez y Fritz Dennery, quienes recibieron aplausos del nutrido público que vibró de emoción al escuchar los motores en una sola parrilla.

Tal y como ocurre siempre, esta competencia se convierte en una de las más atractivas por los aficionados a la velocidad debido al reto que implica acelerar, girar en las curvas, maniobrar el timón y constancia sobre la pista y bajo la presión de casi una centena de vehículos.

“No fue una carrera fácil, porque a medida aceleraba venían a mi mente los recuerdos sobre el accidente que sufrí exactamente hace un año, gracias a Dios esta vez todo salió bien. Estoy muy contento con el cumplimiento del carro en la pista. No hubo desperfectos y logramos quedarnos con la victoria”.

3---

El accidente ocurrió en el tiempo de prácticas libres, en la segunda vuelta su bólido tocó con su neumático un triángulo ubicado en la pista, lo que ocasionó un grave cortocircuito en el arnés eléctrico del vehículo desatando un incendio, quemándolo por completo. El pronto auxilio de los demás pilotos evitó que el percance pasara a más, terminando únicamente en daños materiales.

“Regreso a mi país con la frente en alto por el logro obtenido, por representar dignamente a Honduras y a mi ciudad natal, Siguatepeque”. Aguilar, de 26 años, con una sonrisa dibujada en su rostro por el éxito alcanzado, tuvo palabras de agradecimiento, primero a Dios, luego a su familia por su apoyo incondicional, a las empresas y personas que lo patrocinan como Motul Honduras, La Meta Repuestos, Lester Gómez (mecánico), Daniela Pereira y a los amigos de El Salvador y ACES por su atención y hospitalidad.

La cuarta fecha está programada para el 21 de agosto, siempre en el autódromo El Jabalí, en donde el catracho espera superar la marca registrada.