No ha sido el único futbolista en sufrir una rancha negativa de partidos sin ganar, pero el caso del inglés Jack Rodwell ya comienza a tener tintes preocupantes para los aficionados del Sunderland de Inglaterra. El equipo se encuentra en el último lugar de la tabla con sólo dos puntos y todavía no ha ganado un partido esta temporada, por lo que los hinchas de los Black Cats ya buscan a los responsables del que ha sido el peor arranque de un club en la historia de la Liga Premier. Unos apuntan al técnico David Moyes, pero otros están convencidos que el responsable es Rodwell, el mismo futbolista que cuando debutó con el Everton a los 16 años en marzo de 2008 y fue considerado una de las grandes promesas del fútbol inglés. Rodwell lleva 1.248 días sin saber lo que es ganar un partido cuando salta a la cancha y este año su nombre ha estado en la formación titular del Sunderland en siete de los ocho juegos en los que ha participado.