Los servicios médicos de Colombia lograron salvar la vida de Jackson Follman, uno de los arqueros suplentes del Chapecoense, pero debieron amputarle una de sus piernas. Follman, de 24 años, fue uno de los cinco sobrevivientes al accidente, incluyendo a dos compañeros, Alan Ruschel y Zamper Neto. El portero titular, Danilo, fue encontrado con vida pero murió posteriormente en el hospital.