Este sábado se verán las caras dos consumados estrategas, obsesos de la táctica futbolística. Pep Guardiola y Antonio Conte, y por ende, Chelsea y Manchester City, usarán el Etihad Stadium como tablero y dispondrán sus fichas. Sería imprudente lanzar un diagnóstico sobre cuál será el movimiento de las piezas por parte de los dos técnicos, más dando por hecho el exhausto análisis previo al que han sometido a su rival. Guardiola y Conte son dos entrenadores con diferencias notables, aunque personifican una causa común: la voluntad de la Premier League a evolucionar su fútbol desde una perspectiva concreta, los banquillos.