Viktor Kassai se convirtió en el primer árbitro de la historia en señalar un penalti ayudado por la repetición de vídeo, un elemento instaurado en otros deportes como el baloncesto, rugby o fútbol americano. El húngaro pitó la pena máxima a favor del Kashima en el Mundial de Clubes, que ke ganó 3-0 al Atlético Nacional que dirige Reinaldo Rueda, tras consultar el vídeo de la jugada. Está considerado un árbitro disciplinariamente duro con los equipos que no quieren jugar al fútbol y muy bueno a la hora de aplicar la ley de la ventaja.