Ricardo La Volpe, el peculiar entrenador del América de México, hará lo imposible por no tener que saludar a Zinedine Zidane antes del partido. El técnico argentino nunca estrecha la mano a su rival en los prolegómenos del partido por superstición. «Tiene miedo a que le pasen una maldición en ese saludo», aseguran los que le siguen de cerca. En México ya tienen aceptado que La Volpe nunca salude a su rival, pero ayer fue cuestionado sobre si hará una excepción con Zinedine Zidane por tratarse de una leyenda del fútbol. Y su respuesta no tiene desperdicio. «¿Saludar al técnico antes del partido? ¿Desde cuándo se saludan en Europa? ¡Nunca lo hacen! Cuando se den la mano antes del partido, llámenme», aseguró el entrenador, dejando claro que no tiene ninguna intención de chocar la mano con su Zizou.