El jugador del FC Barcelona Luis Suárez fue uno de los grandes ausentes de la gala “The Best” de la FIFA. El delantero azulgrana, como el resto de sus compañeros elegidos en el mejor once del año (Leo Messi, Andrés Iniesta y Gerard Piqué), priorizaron la preparación del partido de Copa del Rey de hoy ante el Athletic Club que al evento del organismo internacional. Sin embargo, la decisión de Suárez de no acudir a la gala fue anterior a la que los otros azulgranas tomaron en el avión de regreso a Barcelona tras el partido en Villarreal. El delantero había comunicado a la FIFA una semana antes su decisión de no acudir. El motivo es el enfado que el futbolista sigue sintiendo por la sanción -excesiva a su entender- que la Federación Internacional le impuso de nueve meses de suspensión con su selección y cuatro meses sin poder jugar ni entrenar con su club, tras su incidente con el italiano Giorgio Chiellini durante el Mundial de Brasil 2014. Hay que recordar que, en la gala de entrega del Balón de Oro del año pasado -cuando la FIFA todavía formaba parte de la organización- el jugador también les dio plantón. A pesar que Suárez no era finalista al galardón, lo invitaron al haber sido escogido Mejor Jugador del Mundial de Clubes. El azulgrana declinó la invitación y él mismo explicó que todavía se sentía molesto con ellos.