José Mourinho se ganó otro enemigo en la Premier League: Jürgen Klopp. En la recta final del partido entre Manchester United y Liverpool en Old Trafford, una falta de Ander Herrera sobre Firmino provocó una escena chocante: el español agarró de manera continuada al brasileño y este respondió empujándole de mala manera. El árbitro señaló falta, amonestó a ambos futbolistas… Y Mourinho estalló. Le pedía al árbitro que expulsara a Firmini por agresión, y por su parte, Klopp se indignó ante las quejas del técnico portugués.