El delantero del Real Madrid Karim Benzema vive sus horas más bajas como jugador del conjunto blanco. El francés está en la picota por su bajo rendimiento en lo que va de temporada y, concretamente, en los últimos partidos cuando el equipo ha echado de menos sus aportaciones ofensivas.

Benzema ha acabado con el crédito y la paciencia de la afición blanca. Le acusan de apático, de esconderse cuando los partidos se ponen cuesta arriba e incluso de acabar los encuentros sin una gota de sudor en la frente.

Al jugador puede costarle caro el trato de favor que hasta ahora había recibido por parte de su presidente, Florentino Pérez, y especialmente del entrenador Zinedine Zidane. El técnico se había convertido en prácticamente un parapeto para su compatriota. A pesar del bajo rendimiento de Benzema, el entrenador siempre lo ha colocado por delante de Álvaro Morata.

Ante el Celta, Benzema volvió a protagonizar un encuentro decepcionante. Estuvo ausente, desorientado tácticamente, con falta de hambre y a un ritmo de trote cochinero que desesperó a los aficionados madridistas.