Antes del partido entre Blackburn Rovers y Manchester United, y en el túnel de acceso al campo en Ewood Park, José Mourinho y los árbitros aguardaban el ingreso de los equipos cuando uno de los niños que ingresan a la cancha con los jugadores dijo algo que provocó las risas entre el técnico portugués y los jueces.

«No le saques amarillas o rojas a los Rovers», le dijo el pequeño al árbitro del encuentro, provocando una carcajada de Mou. «Sácalas a los del United», agregó el chico para la respuesta con una sonrisa del estratega de los Red Devils: «¡¿Qué?!».