El preámbulo del partido de la Liga Santander entre el FC Bracelona y Osasuna de la jornada 34 estuvieron marcados por el homenaje que el Camp Nou le brindó a Leo Messi por haber alcanzado la histórica cifra de 500 goles con la camiseta del conjunto blaugrana.

El club preparó una pancarta que se desplejó en la grada de lateral, delante de tribuna, con la imagen habitual de Leo celebrando un gol con los dos brazos señalando al cielo. A la imagen se añadió la inscripción de “Gràcies Leo”, acompañado de un gigantesco 500.

La pancarta se deslizó mientras los futbolistas saltaban al terreno de juego y realizaban el protocolario saludo con los jugadores rivales y los árbitros. De forma espontánea, el público empezó a corerar el nombre de Leo Messi de forma unánime. El crack, por su parte, estaba atendiendo el sorteo de campos como capitán y apenas pudo ver la pancarta.

Ya con el partido iniciado siguieron los cánticos y con el gol hubo un estallido general. La Grada d’Animació tuvo la iniciativa de recrear la celebración que Leo llevó a cabo en el Santiago Bernabéu después de anotar el gol de la victoria en el últiimo instante del encuentro. Los seguidores mostraron camisetas del Barça, esta vez hacia el terreno de juego, de modo parecido a como el argentino enseñó su elástica blaugrana al Bernabéu para que quedara claro quién es el mejor del mundo.