El árbitro inglés Ryan Atkin decidió salir del closet para convertirse en el primer colegiado profesionale abirtamente gay en Reino Unido

 

Inglaterra

“Pero si hablo de igualdad y de diversidad, voy a mencionar que soy gay porque es lo pertinente”, declaró el árbitro profesional inglés Ryan Atkin en una entrevista a Sky Sports.

Le puede interesar: Cuarteta mexicana para juego Trinidad y Tobago-Honduras

El colegiado hace historia al ser el primero en declararse gay en la historia del fútbol profesional de todo Reino Unido. Su determinación de revelar su preferencia sexual radica en el deseo de ayudar a combatir la homofobia en el deporte.

“Ser gay no tiene ninguna importancia cuando se trata de arbitrar un partido de fútbol”, señala el juez de campo. “La homofobia siempre es un problema. Aunque las cosas mejoran cada día. Podemos cambiar el juego y la cultura si cambiamos las mentes”.

La Federación Inglesa (FA) y la Premier League, han expresado su apoyo hacia la comunidad homosexual. Ambas entidades futbolísticas están a favor del movimiento “Cordones Arcoíris”, campaña lanzada por Stonewall, una asociación que consiste en la defensa de los gays, lesbianas y transexuales. Atkin, de 32 años, secunda la iniciativa.

“Claramente es un salto a lo desconocido. En el fútbol profesional inglés sabemos muy bien que no hay ningún homosexual declarado y que nunca ha habido uno entre los árbitros”, resaltó.

Atkin considera que de ahora en adelante se sentirá mejor en el rubro. “La gente que se siente cómoda en su piel es más eficaz. Los mismo ocurre en el deporte profesional”.

Vea también: Billericay Town FC despide a sus sensuales porristas

También es respaldado por Neale Barry, director de los árbitros en la FA, quien aplaudió la decisón de Atkin, de hace pública su orientación sexual.”La FA apoya completamente a Ryan. Nuestro papel es apoyar a todos los árbitros, ayudarles en su desarrollo, maximizar su potencial pero, sobre todo, ayudarles a que sus experiencias sean positivas”, dijo.

A nivel mundial Ryan Atkin no es el primero. En España, Jesús Tomillero tomó la misma decisión, sin embargo, posteriormente recibió muchos insultos al respecto.