Los Ángeles, Estados Unidos

Magic Johnson tiene cinco anillos, de la NBA con los Lakers. Ahora quiere otro de fútbol, con Los Ángeles FC, del que es inversor junto al actor Will Ferrell. LAFC contra Philadelphia Union, la gran final de la MLS. Las entradas, a 500 dólares. Se jugará en el Banc of California, con capacidad para 22.000 espectadores.

Con solo cinco años de historia, el LAFC se ha convertido en una de las grandes atracciones de la MLS, protagoniza la mayor rivalidad de la liga («El tráfico» contra el LA Galaxy de Javier ‘Chicharito’ Hernández) y ha llevado la magia del fútbol a solo un paso del centro de Los Ángeles.

El equipo de negro y oro también ha sabido conectar de maravilla con la afición y los partidos se viven con un enorme ambiente en el precioso estadio Banc of California, con capacidad para 22.000 espectadores.

Pero a este cuento de hadas le falta la guinda: el título de la MLS Cup.

Vea además: El japonés Nakayama se perderá el Mundial por lesión

Vela, emblema y corazón del LAFC desde su fundación, ha liderado al LAFC a ser el mejor equipo de la temporada regular en dos ocasiones (el conjunto con más puntos se lleva el MLS Supporters’ Shield) pero aún se resiste la MLS Cup, que premia al ganador de los playoffs.

Este año tienen la ocasión ideal ya que la final a partido único se jugará en su campo después de haber sido los mejores de la fase regular gracias a un bloque muy compacto en el que destacan jugadores como el colombiano Cristian Arango o el español Ilie Sánchez.

Además, los angelinos vieron que este era su momento y en verano incorporaron a nombres destacados como Gareth Bale (muy decepcionante y que apenas ha jugado) Giorgio Chiellini (refuerzo importante como tercer central) y el español Cristian Tello (apenas lleva dos meses en el club)

No obstante, hay tantas estrellas en el campo del LAFC como en sus despachos.

FIGURAS ENTRE LOS PROPIETARIOS

En los encuentros de LAFC resulta habitual encontrarse en las gradas con uno de sus propietarios más conocidos: nada menos que el actor Will Ferrell.

Nombre clave de la comedia en Hollywood en las últimas décadas, Ferrell es un fan apasionado del fútbol y con el LAFC ha encontrado el modo ideal de unir su amor por el deporte con los negocios.

El actor forma parte de un grupo de inversores en el que también destaca Magic Johnson, ya un experto en probar suerte en el mundo deportivo desde la barrera puesto que la leyenda de los Lakers también tiene acciones, por ejemplo, en Los Angeles Dodgers de la MLB y Los Angeles Sparks de la WNBA.

Además, en el LAFC hay otros exdeportistas entre sus propietarios como el matrimonio formado por la exfutbolista Mia Hamm y el exjugador de béisbol Nomar Garciaparra.

ENTRADAS CARAS Y EL LÍO DE LOS COCHES

Tras los llenos de la semifinal del Oeste (frente al Galaxy) y la final de conferencia (contra el Austin), nadie duda que el sábado se colgará el cartel de no hay billetes en el Banc of California.

Para los que todavía no tienen entrada queda la opción del portal StubHub, sitio de referencia en EE.UU. para reventa legal y en el que, a primera hora del jueves, los tickets más baratos costaban 441 dólares sin contar los gastos de gestión.

Con la entrada en la mano no acabarán los problemas porque se espera una situación muy complicada con el transporte.

Le interesa también: Gerard Piqué, la salida de una leyenda que alivia al Barça

En una ciudad absolutamente dependiente del coche, donde las autopistas son las reinas del lugar y donde el transporte público tiene un papel secundario y muy poco fiable, el LAFC no tendrá plazas disponibles de aparcamiento para su gran día puesto que el sábado también se juega un partido de fútbol americano universitario de USC en el adyacente Los Angeles Coliseum, el estadio que albergó los JJ.OO. de 1932 y 1984.

USC tiene prioridad en el párking así que el LAFC ya ha avisado a todos sus seguidores que tendrán que recurrir al transporte público y a Uber o usar lanzaderas desde aparcamientos auxiliares.

«En una de las ciudades más grandes del deporte en todo el mundo no es sorprendente que nos encontremos en una situación única y desafiante», admitió el copresidente del LAFC, Larry Freedman, ante un panorama muy difícil de entender para una ciudad como Los Ángeles.

La directiva angelina confía en sus planes alternativos de transporte, pero también ha tomado medidas de seducción: así, los que lleguen al campo dos horas y media antes del pitido inicial tendrán un 50 % de descuento en comida y bebida.