Los Ángeles, Estados Unidos

Tras un gol salvador de Gareth Bale en el tiempo extra, Los Ángeles FC derrotó el sábado 3-0 en la tanda de penales (3-3 en el tiempo reglamentario) al Philadelphia Union en la final de la MLS y conquistó el primer título de su historia.

Kellyn Acosta metió el primer gol para el LAFC a los 28 minutos, mientras que Daniel Gazdag empató el marcador al ’59.

Vea además: Gerard Piqué se despide del Camp Nou entre lágrimas: «En un futuro, volveré a estar aquí»

Desde ese momento, el partido se convirtió en un intenso duelo, de ida y vuelta, con oportunidades para ambos conjuntos. La victoria parecía ser para los angelinos en el minuto 83, gracias al gol de Jesús Murillo, pero el Union igualó nuevamente el marcador solo dos minutos después con el tanto de Jack Elliott.

Con este resultado, el partido se fue a la prórroga. En el minuto 110, el portero del LAFC, el canadiense Maxime Crépeau, sufrió una fuerte lesión y tuvo que ser sustituido.

Le interesa también: Un espectacular remate de Giroud da la victoria al Milan

Y el final fue dramático. En el minuto 120+4, Elliott anotó su doblete y el Union estuvo a punto de llevarse el título. Sin embargo, cuatro minutos después, Diego Palacios centró al área y apareció el galés Gareth Bale para poner el 3-3 con un cabezazo.

El partido se definió en los penales, donde el portero John McCarthy fue la figura del LA atajando dos disparos. Los Ángeles FC ganó la tanda por 3-0 y se llevó su primer título de la Copa MLS.

Bale, que no jugaba desde el 2 de octubre, no llegó a lanzar penalti pero fue de nuevo providencial en una final, a menos de tres semanas de que lidere a la selección de Gales en su histórico regreso a una Copa del Mundo.