Madrid, España

El Atlético de Madrid ha cedido este domingo un empate ante el RCD Espanyol en el Cívitas Metropolitano (1-1) que agrava su crisis de resultados, en un partido en el que no supo aprovechar la expulsión del perico Leandro Cabrera antes de la media hora y en el que solo el portugués Joao Félix, saliendo desde el banquillo, logró evitar una decepción mayor.

Después de quedar eliminado de todas las competiciones europeas con su derrota ante el Oporto (2-1), el conjunto rojiblanco sigue sin reaccionar, sumido en su estado depresivo. Ni siquiera la expulsión espanyolista le invitó a adelantarse en un choque en el que Sergi Darder sí aprovechó su oportunidad para poner el 0-1.

De nuevo Joao Félix, condenado casi al ostracismo por el técnico atlético, tuvo que salir al rescate, con un tanto diez minutos después de saltar al campo, de los colchoneros (24), que mantienen la tercera plaza pero que podrían cederla si Real Betis o Real Sociedad consiguen ganar esta jornada.

Vea además: Sin Messi, PSG vence 1-2 en su visita al Lorient

En el juicio tras la debacle de ‘Champions’ ante su público, que recibió al equipo con gritos de ‘Ole, ole, ole, Cholo Simeone’ y algún lejano pito, el preparador argentino regresó al 4-4-2, con las novedades de Geoffrey Kondogbia, Yannick Carrasco, Álvaro Morata y el recuperado Marcos Llorente respecto al once que formó en O Dragao.

A pesar de los tímidos intentos iniciales, el partido fue cayendo en un letargo del que solo despertó con la sorpresiva expulsión del uruguayo Leandro Cabrera a los 28 minutos, que derribó a Morata cuando este se disponía a quedarse solo ante Lecomte.

Con uno más, el conjunto colchonero se desperezó y comenzó a llegar con más asiduidad al área perica; un disparo arriba de Llorente y un remate de Nahuel Molina que pegó en el cuerpo de Aleix Vidal avisaron al conjunto de Diego Martínez, que también sobrevivió a las incursiones por banda de Reinildo y Carrasco.

Le interesa también: Ancelotti confirma que Benzema no jugará contra el Rayo

A pesar de jugar en inferioridad, el Espanyol entró sin complejos en el intercambio de golpes del comienzo de la segunda parte, con Oliván, Morata y Correa como protagonistas. Su gallardía trajo consigo el premio de adelantarse en el Metropolitano, envuelto en pitos después de que Sergi Darder mandase el balón al fondo de las mallas tras la peinada de Joselu (min.62).

El ambiente auguraba un nuevo desastre y Simeone optó por dar entrada a Joao Félix, bigoleador en Cádiz y obligado a actuar como revulsivo esta temporada. Con el portugués en el campo, el cuadro rojiblanco recuperó la iniciativa y consiguió neutralizar el tanto catalán por fin en el minuto 78; Thomas Lemar puso un gran pase en profundidad para el delantero, que con calma la puso rasa junto al palo izquierdo.

El luso todavía pudo incrementar la cuenta en un remate de cabeza tras centro de Llorente que el portero espanyolista consiguió detener y, ya en el descuento, se encontró con Lecomte cuando ya se disponía a rematar en el área. Con ello, el Atlético acumula ya cuatro partidos seguidos sin ganar.