Mánchester, Inglaterra

Cristiano Ronaldo declaró que a los propietarios del Manchester United, la familia Glazer, «no les importa» el éxito deportivo de su equipo, en una entrevista publicada en la que lanza una nueva batería de críticas hacia su club actual.

El cinco veces Balón de Oro ha contado poco esta temporada para el neerlandés Erik ten Hag, nuevo entrenador de los ‘Red Devils’, y ha llegado a ser sancionado por haber rechazado entrar al terreno de juego como sustituto.

En una explosiva entrevista concedida a TalkTV el domingo, CR7, que se dio a conocer en Old Trafford, afirmó que se sentía «traicionado» por el United y que pensaba que los dirigentes del club trataban de expulsarlo. En otra parte de la entrevista difundida el lunes, amplía sus ataques hacia el club, en el que ya estuvo entre 2003 y 2009, ganando tres campeonatos y una Champions League.

Vea además: Barcelona podría encontrar respiro en economía gracias al Mundial

El delantero, que regresó a Old Trafford la pasada temporada, declaró que no hablaba con los Glazers, los estadounidenses propietarios del Manchester United desde 2005, y que ellos no se preocupan por los intereses del club.

«A los Glazers no les importa el club de deporte profesional. Como sabéis, el Manchester United es un club de marketing», dijo.

«Obtienen dinero gracias al marketing, el deporte no les importa realmente, en mi opinión», aseguró el portugués.

«Creo que los aficionados deberían conocer la verdad, deberían saber que los jugadores quieren lo mejor para el club. Yo quiero lo mejor para el club. Es por lo que vine al Manchester United», explicó.

CR7 anotó 18 goles en campeonato la temporada pasada y su equipo terminó en la sexta posición de la Premier League, a 35 puntos del Manchester City, que ganó su octavo título.

Le interesa también: El papa recibió a los futbolistas del «Partido por la Paz»

La exestrella del Real Madrid señaló que había «ciertas cosas internas del club» que le impedían competir con sus rivales y que sería complicado volver a la cima en los próximos años.

Ronaldo también volvió a evocar su agitada pretemporada, en la que se perdió la gira del Manchester United en Australia y durante la que intentó encontrar un nuevo equipo.

Reveló que su pareja Georgina Rodríguez y su hija Bella Esmeralda fueron hospitalizadas por un «grave problema», pocos meses después del fallecimiento de su hijo recién nacido, pero según él, la directiva del United puso en duda sus explicaciones.