La Ceiba, Honduras

El entrenador hondureño Raúl Cáceres fue presentado este martes como nuevo entrenador del Vida de La Ceiba en sustitución de Júnior Izaguirre y en su primera conferencia de prensa dejó claro que tiene un reto complicado vomo clasificar a los rojos a la liguilla en un solo partido.

Los rojos se juegan su última carta para buscar un cupo en la liguilla del torneo Apertura con la obligación de ganarle a los Lobos de la UPNFM, curiosamente equipo que Cáceres dirigió.

“Me tomó de manera sorpresiva después de recibir la llamada del presidente, pero seguro que me llena de alegría, me estremeció el cuerpo por esta oportunidad. El Vida ha sido una ilusión por su trayectoria y lo que representa en esta ciudad. Seguro que no voy a defraudar la oportunidad de Dios y vengo a superar esas expectativas”, comenzó diciendo el técnico hondureño.

Vea además: Yuto Nagatomo, jugador japonés que hará historia en el Mundial

El técnico dejó su cargo al frente del equipo Gimnástico de la Segunda División para tomar este nuevo reto en Liga Nacional y dijo que llegó a La Ceiba porque confía que puede hacer historia en el Vida.

«He desistido de alguno de los proyectos que tenía en Tegucigalpa para emprender este nuevo proyecto, no he venido por un fin de semana, sino con la mentalidad de echar a andar este proyecto que iniciaron. Lo hemos encontrado en un momento complicado y hay un desencaje, pero debemos luchar en el menor tiempo posible y nuestra intención no es venir por un fin de semana, sino hacer historia en el Vida”.

En lo que respecta al estado anímico en el que encontró al grupo, Cáceres fue muy sincero. “Están desencajados porque saben que no es una normalidad ni una realidad en la que deben estar, pero es algo que el fútbol está permitiendo y deben levantarse de dónde estamos. Ojalá encuentre jugadores valientes y que estén dispuestos a sobre pasar esta etapa que vive el Vida”.

Le interesa: Peligra el debut de Ghana en el Mundial de Qatar 2022… ¡Porque se olvidaron las camisetas!

El nuevo técnico de los rojos sabe el reto que ha tomado, pero las circunstancias son diferentes a la de otras oportunidades en su carrera.

“No me había tocado esto, es primera vez, pero soy un hombre de retos y no le tengo miedo, por eso lo he asumido. Cualquiera podría decir que me expongo, pero yo aprovecho esta oportunidad y Dios nos tiene con una posibilidad, ahora hay que aprovecharla para conseguirla”.

Y agregó: “Las esperanzas no mueren en mí sino que resurgen y nacen. Estoy comprometido para lograr el objetivo, claro que es difícil en cuatro días de trabajo en el que hay que encontrar un equilibrio emocional”.

Al consultarle cuál es el principal problema del Vida en la actualidad, no dudó en contestar de manera directa «un día cayó en desánimo y habrá otro para levantarlo. Hay cuatro días para hacerlo, ya que el problema es sicológico, hay desconfianza, pero vamos a trabajar en el tema, ya que todo pasa por la mentalidad del grupo y que ellos acepten cambiarlo. También las lesiones han complicado, ya que hubo bajas de jugadores de experiencia, pero los jóvenes deben asumir el reto, porque son muy capaces de revertir esto».

Lea también: Los récords a la vista de Messi y Cristiano de cara a Qatar 2022

Sobre el hecho de enfrentar a su exequipo. «Lobos es el rival de turno, allí trabajé, aclaró no salí resentido, sino agradecido, pero hoy dependo del Vida y estamos planificando para vencerlos en su cancha, donde es muy difícil, hostil por el clima”.

Y cerró diciendo. “Matemáticamente está la posibilidad, la vamos a luchar y eso es lo último que vamos a hacer. Tampoco vengo con una mentalidad pesimista, vengo a transmitirle el optimismo a estos jugadores. Ojalá que la junta directiva esté consciente de eso y no tengo ninguna duda por lo que he hablado con ellos”.