Melbourne, Australia

Mientras el controvertido Mundial de Qatar 2022 está a punto de inaugurarse en medio de muchas críticas al país del Golfo Pérsico por su desprecio a los derechos humanos y de los colectivos LGTBI, el jugador australiano de baloncesto Isaac Humphries, ex de los Atlanta Hawks, ha hecho pública su homosexualidad en la liga de su país.

El jugador del Melbourne United se convirtió este miércoles en el primer jugador profesional en activo en el baloncesto masculino de Australia en declararse públicamente gay, expresando su alivio por dejar atrás «tiempos extremadamente oscuros» en los que luchaba con su sexualidad.

Vea además: Thomas Müller cree que Alemania debería tomar como ejemplo al Real Madrid

A sus 24 años dio la noticia a sus compañeros de equipo el miércoles en un video publicado en las redes sociales del propio Melbourne United. «Hace unos años caí en un lugar muy oscuro, un lugar muy solitario», le explica a sus compañeros en el video. «No podía ser quien soy e intenté quitarme la vida», agrega.

«La razón principal por la que bajé tanto y llegué a ese punto fue porque estaba luchando mucho con mi sexualidad y aceptando el hecho de que soy gay», reconoce el jugador en la charla.

Su iniciativa de compartir su condición sexual con sus compañeros y hacerla pública, fue elogiada por el director ejecutivo del Melbourne United, Nick Truelson, que afirmó que todo el club estaba orgulloso de Humphries. «Hoy es un paso increíble en el viaje de Isaac, y nosotros, como club, lo apoyamos de todo corazón».

«No solo como miembro de nuestro club, sino como persona. Esta es una ocasión trascendental para él personalmente, pero también para el deporte masculino a escala mundial».

Poco habitual en la élite

Muy pocos jugadores masculinos en el baloncesto profesional se han declarado homosexuales. En 2013 Jason Collins se convirtió en el primer jugador activo de la NBA en salir del armario, pero ningún otro jugador de la liga estadounidense ha seguido su ejemplo.

«Pride in Sport», una organización australiana sin fines de lucro que aboga por la inclusión, aplaudió a Humphries pero dijo que su anuncio resaltaba los temores de los atletas de que podrían enfrentarse a discriminación, acoso, intimidación y «pérdida de oportunidades profesionales» si salían del armario.

En el fútbol y también en Australia, el centrocampista del Adelaide United Josh Cavallo se convirtió el año pasado en el primer jugador australiano en declararse homosexual en la competición masculina de élite. (Tomado de ABC).