Doha, Catar

La presentación del campeón defensor de la Copa del Mundo en Qatar 2022 no podía ser más explosiva: Francia comenzó en desventaja ante Australia, pero terminó con una goleada a favor por 4-1 en la que no sintió la baja de Karim Benzema, porque sus delanteros brillaron.

Con doblete de Olivier Giroud (nuevo goleador histórico de la selección francesa), un tanto y una asistencia para Kylian Mbappé, otra asistencia de Ousmane Dembélé y buenos chispazos de Antoine Griezmann en un rol más de creativo, los franceses remontaron una rápida desventaja inicial para terminar ganando a placer ante un rival muy inferior. También hay que mencionar a Adrien Rabiot, el hombre que estampó el 1-1 y asistió a Giroud para el 2-1 de la tranquilidad.

Vea además: Luka Modric rechaza cualquier «comparación» con Rusia 2018

El empate de Dinamarca contra Túnez por 0-0 en el otro partido del Grupo D ya posiciona a Francia como gran candidato a ganar esta zona (y cruzarse con el segundo del Grupo C, el de Argentina y México), pero todavía quedan dos partidos por delante.

El fantasma de las lesiones tampoco abandonó a Francia: el defensor Lucas Hernandez salió lesionado en el inicio del encuentro, con un problema en la rodilla derecha. Fue reemplazado por su hermano Theo, de gran partido (una asistencia).