Honduras

El nombre del exseleccionado hondureño Carlos Alberto Plummer Pavón aparece en uno de los casos que maneja la Fiscalía Especial para la Transparencia y Combate de la Corrupción Publica (Fetccop).

La Fetccop presentó el miércoles un requerimiento fiscal en contra del exalcalde de La Ceiba, Carlos Alejandro Aguilar Ponce, por el supuesto delito de fraude y abuso de autoridad.

De acuerdo a las investigaciones, el exedil ceibeño (2014-2018) suscribió un contrato a nombre de la alcaldía que no fue beneficioso para la ciudad, sino para el Club Deportivo y Social Vida.

Vea además: Cristiano Ronaldo, primer futbolista que marca en cinco Mundiales

En este beneficio es donde se incluye el nombre de Plummer Pavón, quien dirigió al equipo cocotero.

Contraviniendo sus funciones y disposiciones presupuestarias y en un claro conflicto de intereses al también ser presidente honorario del Vida, suscribió con el hotel Partenón Beach, en nombre de la municipalidad, la contratación de servicios de hospedaje y gastos en los que pudiera incurrir el entonces director técnico del referido equipo de fútbol, Carlos Alberto Plummer Pavón.

Las cifras del contrato, según el Ministerio Público, entre diciembre de 2016 y marzo de 2017, ascendieron a 946,603.54 lempiras.

Las investigaciones establecen que estos fondos, según el crédito abierto pactado, la alcaldía ceibeña los asumió por medio de “canje de impuestos municipales».

Le interesa también: Hondureño Luis Palma gana dos premios en la Superliga de Grecia

De acuerdo a lo anterior, Aguilar Ponce actuó de forma contraria a sus atribuciones específicas de hacer efectivo el cobro de los tributos y con un esquema inexistente en la Ley de Municipalidades.

“El 17 de julio de 2017, Osman Ricardo Vélez, vocal del Vida y además jefe de tributación municipal en La Ceiba (periodo 2017), extendió “nota de compensación” a favor del hotel Partenón Beach por casi el millón de lempiras”, dijo el Ministerio Público.

El ente acusador logró establecer que la factura era inferior al medio millón de lempiras (L.415,906.40) lo que causó una doble afectación a las arcar municipales.