Doha, Catar

La imagen de Neymar con la cabeza metida en la camiseta, sentado en el banquillo, mientras dos doctores le revisaban el tobillo derecho es la gran alarma de la afición brasileña.

La victoria ante Serbia es un bálsamo ante la posible lesión de su estrella, que se llevó un buen golpe en un tobillo derecho que se hinchó hasta el punto de preocupar de verdad a la parroquia brasileña.

Vea además: El PSG podría cambiar de estadio, valora comprar el Stade de France

Neymar ya se lesionó de gravedad en Brasil hace ocho años y que esa imagen se repita es la pesadilla de sus compañeros, de Tite y de la afición. Se tuvo que ir sustituido por Antony a diez minutos del final y en las próximas horas se conocerá el alcance de su dolencia.

Tras el partido, Tite compareció en rueda de prensa, donde le consultaron sobre el estado de salud del futbolista del PSG. El estratega se mostró tranquilo y evitó dar un informe anticipado sobre Neymar.

«Hay que esperar, se harán estudios y evaluaremos que pasa en las próximas 48 horas«, dijo el entrenador brasileño.

Le interesa también: Con doblete de Richarlison, Brasil gana 2-0 a Serbia en su estreno en el Mundial

Neymar abandonó la cancha cojeando, con un rostro de preocupación. El atacante, que fue figura en el triunfo ante Serbia, caminó hasta el camerino sin zapatos.

La «canarinha» vuelve a ver acción hasta el próximo lunes 28 de noviembre a las 10:00 de la mañana (hora Honduras) cuando se midan a los suizos por la segunda fecha.