A Wayne Shaw, famoso portero del Sutton United inglés, se le va a atragantar el bocadillo que se comió en el banquillo durante el partido que su equipo jugó ante el Arsenal de la quinta ronda de la FA Cup y nunca mejor dicho.

Y es que lo parecía un inocente gesto del guardameta del equipo quinta división inglesa con el partido ya decidido le ha costado la rescisión de su contrato. “Wayne presentó su renuncia al presidente esta tarde y ha sido aceptada”, declaró su extécnico Paul Doswell.

“El club está muy decepcionado por el papel que hizo desde el minuto 82. Estamos muy preocupados por las consecuencias que esto puede tener para el club, para mí, mi asistente y todos los que forman parte del equipo. Está claro que las reglas de la Asociación Inglesa no permiten apostar. Ya sea por diversión o lo que sea, es inaceptable”.

Además, a Shaw podría caerle una posible sanción si se confirman las sospechas de que detrás puede estar una casa de apuestas.

La FA está investigando al jugador amateur por haber supuestamente infringido la normativa, ya que una casa de apuestas pagaba 8 a 1 antes del encuentro a que Shaw se comería un “pastel” durante el choque.