Pese a la polémica en el Juticalpa vs Lobos, Rebollar consideró ese arbitraje de “alto nivel”

 

Honduras

El vicepresidente de la Comisión Nacional de Arbitraje dio su reseña sobre la actuación arbitral en la jornada 7 del torneo clausura de la Liga Nacional de Honduras.

Para el asesor mexicano, solo hubo dos árbitros que se salvan; el de Vida-Real Sociedad y el de Juticalpa-Lobos. “No tenemos ninguna queja, la calificación es muy buena, el arbitraje fue de alto nivel”, dijo pese a la falta inexistente que dio paso al empate de los universitarios.

Le puede interesar: El inventor del spray que usan los árbitros pide 84 millones a la FIFA

Sin embargo, considera que el nivel es bajo en comparación con la fecha 6, realizada a mitad de semana. “Bajamos el nivel, y hay muchas incidencias que mejorar”.

Comenzó con el clásico del sábado en San Pedro Sula donde se dio una jugada por la que Tato García se enfureció y salió expulsado.

“En el encuentros entre Real España – Olimpia de Armando Castro, vale la pena mencionar que hay dos situaciones pequeñas, debió de sancionar dos faltas una al borde del área, no lo hizo le dio fluidez, inclusive de ahí la molestia del técnico por el cual desaprobó y fue expulsado, tiene razón técnicamente, pero no hubo razón de desaprobar, terminó el juego antes por lo problemas”.

Luego, en el llamado “partido de 6 puntos” entre los coleros de la tabla general, Rebollar dictaminó: “En el juego de Honduras Progreso ante Platense que arbitró Said Martínez, hubo una falta grave, en la expulsión tuvo que haber sido de forma directa y no de doble amonestación”.

Vea también: La guerra contra los árbitros siempre la vas a perder

Por último, habló del “clásico de las emes”, en el que Motagua fue afectado, aunque solo quedará de anécdota porque ganó el encuentro con comodidad.

“En el partido de Motagua – Marathón, hubo muchas incidencias, dos de ellas tuvieron que haber sido penal a favor de Motagua, también hubo dos situaciones de expulsión a favor de Motagua, no se efectuaron, en el penal tuvo que haber expulsado al portero, contra Motagua tuvo que sancionar a un jugador no lo hizo, aun así el fútbol prevaleció y el arbitraje no influyó en el resultado”.