El tenista escocés tenía más de un año que no clasificaba a los cuartos de final

Estados Unidos

Andy Murray sabe lo que es ser el tenista número uno del mundo, pero también lo que es estar en el puesto 832, mismo en el que se encuentra actualmente tras una serie de de lesiones que ha sufrido que lo marginaron de las competencias por casi un año.

El último torneo que disputó fue Wimbledon en julio de 2017, perdiendo en cuartos de final. De ahí tuvo que dejar las pistas por un problema en la cadera, que lo obligó a pasar por el quirófano.

Vea además: Los 10 futbolistas latinos más caros en la actualidad

A raíz de esto, quien fue el número 1 el 2016, ganador de tres torneos de Grand Slam recién pudo volver a la cancha en junio.

Ahora el tenista quiso retomar su nivel y fue a Washington de cara a lo que será el US Open. El británico consiguió meterse en cuartos de final después de superar tres duros partidos.

Le interesa también: Real España cae en Panamá

Una vez terminado el último juego, no pudo contener el llanto. Se sentó en su silla, donde lloró inconsolablemente y las cámaras captaron el momento, para después hacer viral el vídeo que ha conmovido al mundo del tenis.

“Fueron las emociones que salen al final de un día tan largo donde no sabes a qué hora vas a poder acceder a la cancha, además de tener que disputar un partido de tres horas”, expresó.