El futbolista islandés tomó la peor decisión de su vida al elegir Estados Unidos para jugar el Mundial

Estados Unidos

Aron Johannsson, delantero del Werder Bremen, tomó en 2013 la peor decisión de su vida. Cambió a la selección de Islandia por la de Estados Unidos, decisión que lamenta al quedarse sin jugar su primer mundial. El equipo de Bruce Arena perdió ante Trinidad y Tobago y quedó eliminada del Mundial de Rusia 2018.

Nacido en Alabama el 10 de noviembre de 1990, pero sus padres se devolvieron a su natal Islandia. Su infancia transcurrió en la isla europea donde comenzó a jugar fútbol. En 2010 empieza a ser convocado a las categorías inferiores de la selección islandesa.

Lea además: Selecciones de Concacaf no la pasan bien en el Mundial Sub-17

Fue parte de la Sub-21 del país vikingo y fue llamado al equipo de mayores en 2012, pero se lesionó y se privó de esta oportunidad. Su destacada actuación y sus goles, primero en el Aarhus y luego en el AZ Alkmaar holandés llamaron la atención de Jurgen Klinsmaan, exseleccionador estadounidense, que convenció al jugador de apostar por su nacionalidad de origen.

En 2013, Johannsson decidió jugar con el conjunto de las barras y las estrellas, presente de forma consecutiva en los mundiales desde Italia 1990. Desde su debut,  ha disputado 19 partidos internacionales y ha marcado 4 goles. Lamentablemente fue uno de los actores principales del histórico fracaso de quedarse fuera de Rusia 2018.

“Mis oportunidades de clasificar para un Mundial serán mucho mayores con Estados Unidos”, vaticinó el delantero. Cuatro años más tarde de la peor decisión de su vida (se perdió la gesta en la Eurocopa), verá el Mundial por televisión.

Le interesa también: Manchester United ofrece 190 millones por Kane

A cambio, la selección islandesa no ha parado de crecer en ese mismo periodo. En 2016 disputó su primera Eurocopa, alcanzando los cuartos de final, y acaba de lograr su hazaña futbolística más grande tras clasificarse a su primer mundial. Con poco más de 300.000 ciudadanos, los “vikingos” han logrado lo único que les faltaba.