En un buen partido, el Real Madrid venció al Borussia Dortmund y cerró con buena moral la fase de grupos pese a ser segundo

 

Madrid, España

Lucas Vázquez salvó el día que parecía destinado a la tranquilidad para el Real Madrid. No es el mejor Borussia Dortmund, eso se demostró en la primera parte cuando los “Merengues” consiguieron la ventaja de dos goles solo para dejarla ir en el complemento y provocar un remedo de dudas.

Zidane se atrevió a colocar a Theo Hernández, Borja Mayoral y Lucas Vázques, los dos últimos serían los aciertos en un partido que por poco se consumió gracias a la potencia de Aubameyang.

Los locales abrieron el marcador rápidamente después de un defectuoso control de Isco que Mayoral pudo aprovechar para el 1 a 0. Después vino Cristiano Ronaldo, en su salsa (Champions) sale motivo y en un regate tuvo vía libre para disparar y anotar su tanto para otro record que va a los tomos donde se escribe su leyenda.

No obstante, el castillo del Madrid comenzó a derrumbarse con la lesión de Rafa Varane. La reestructuración del equipo más el exceso de confianza hizo que los alemanes vieran una oportunidad y la aprovecharan.

Le puede interesar: El campeón de la Champions está entre estos 16 clubes

Pierre-Emerick Aubameyang estaba mucho más despierto que Sergio Ramos en la jugada del gol. El balón fue enviado al área y el francés acompañado del español, cabeceó para el descuento ante la mirada inútil del central.

Pero la pesadilla de Ramos no terminaba allí. En el segundo tanto, Aubameyang lo regateó y remató, Navas devolvió el tiro y entonces el delantero decidió picar la pelota para el empate.

Los Merengues se fueron desesperadamente al ataque para recuperar el compromiso. Después de tantos rebotes, Vázquez tiró con el empeine, remate poco ortodoxo pero efectivo para poner el marcador a favor.

De esa manera Real Madrid llega al último partido de Liga antes de embarcarse a la aventura del Mundial de Clubes. El rival, no es fácil pero tampoco imposible, el Sevilla.