El futbolista francés abandonó la cancha entre lágrimas cuando su equipo perdía por la mínima diferencia

Francia

Las cábalas siempre han sido tema de discusión en el mundo del fútbol. Hay una regla básica que todo futbolista debe saber antes de jugar una final y es que el trofeo no debe tocarse hasta no haberlo ganado, porque de lo contrario lo perderá.

Según parece, el francés Dimitri Payet no sabía acerca de esto o hizo caso omiso de quienes le advirtieron sobre la “maldición”.

Vea además: Alex López con ofertas de Europa

Cuando los equipos Olympique de Marsella y Atlético Madrid salieron al campo de juego a disputar la final de la Europa League, el futbolista fue el único de los 22 protagonistas que tocó el trofeo.

Media hora después, con su equipo perdiendo 1 a 0, Payet sintió una dolencia muscular y tuvo que ser sustituido. Entre lágrimas, el mediocampista de 31 años se retiró del campo de juego.

Le interesa también: David Moyes deja el banquillo del West Ham

El exjugador del West Ham fue consolado por sus compañeros y hasta por algunos rivales, como su compatriota Antoine Griezmann. Si es grave, el futbolista se perderá además el Mundial de Rusia 2018, aunque ya estaba prácticamente descartado.