La derrota ante Lobos de la UPNFM tiene tambaleando al director técnico del Real de Minas que no levanta cabeza

Por Selvin Pineda

Tegucigalpa, Honduras

El entrenador de Real de Minas, Javier Padilla, volvió a cosechar otra derrota en el torneo Apertura. El equipo no levanta cabeza y los fuertes rumores de su salida cobran mayor fuerza.

La pérdida 0-1 ante los lobos de la UPNFM tienen muy descontentos a los directivos mineros que se sienten desesperados. No es para menos los números son malos.  Solo 21 puntos de tres. Un gane y siete derrotas lo tienen en el sótano.

De seguir jugando ese fútbol el recién ascendido es serio candidato a regresar a la Liga de Ascenso. Pero Javier Padilla esta tranquilo. Esta relajado. Se ve sereno. Él sabe que existe personas interesadas para que se vaya del equipo y aprovechan la mala campaña para sacar ventaja.

Vea además: Guus Hiddink dirigirá a la selección Sub-21 de China

“Los que me quieren sacar no pueden lograr su objetivo. Lo dije la semana pasada y hoy se los vuelvo a recordar. Yo sé de donde viene la cosa. No me voy a calentar la cabeza a estas alturas de mi vida. Si me voy pues me iré y punto”.

Padilla explicó que tiene una comunicación directa con el presidente del club, Gerardo Martínez, y ayer volvieron a conversar para darle de momento el visto bueno para el siguiente partido.

“Ya hemos hablado un rato con él. Es cuestión de ponernos de acuerdo. Me dijo que hay que seguir adelante con el club. Pero si alguien quiere mi cargo con gusto se los doy. Por eso no hay problema”.

Sobre el juego del miércoles contra Motagua, Padilla esta consciente que sino logra el resultado las cosas se les puede complicar más de lo que ya están. Solo una victoria les puede levantar el ánimo.

Le interesa también: Olimpia jugará de local en San Pedro Sula ante Vida

“Es un partido que hay que ganar. Estamos en casa y debemos salir con todo. Ya no podemos regalar más puntos a nadie. Lo que se viene para nosotros son finales ahora”.

Da algún respiro estar a solo tres puntos del Juticalpa. “Bueno si ganamos y ellos pierden la cosa se pone pareja. Pero primero es que mis jugadores cambien de actitud y los resultados comenzarán a llegar. Con Motagua hay que levantarse”.

Real de Minas juega a las 3 de la tarde en Danlí. Una derrota puede ser la separación total de Javier Padilla. Y probar con otro entrenador para tomar oxígeno en el campeonato.